martes, diciembre 6, 2022

Black Adam, la película

“Black Adam”, una presentación cinematográfica debidamente excelsa.

Por
GONZALO
RESTREPO SÁNCHEZ

Aunque usted no lo crea, se mantiene en la cartelera local “Black Adam”, un film blockbuster (exitosa) cuyo único fin es entretener un fin de semana y salir de todos los problemas. Un trabajo derivado de los cómic y superhéroes, que va a recaudar y con creces su inversión, pues es al margen de todo, es un guión bien elaborado, y tiene además un diseño visual cargado de imaginación y exactitud, y con un despliegue de una colorimetría arrolladora. Y de la acción trepidante, ni hablar.

Black Adam es Dwayne Johnson (el ex luchador de la ya lejana “The Rock”) y está construido en una escala totalmente incomparable a la de todos los demás en el universo de DC. Cansados de vivir en un estado de opresión, un grupo de rebeldes liderados por Adrianna (Sarah Shahi) buscan una corona legendaria hecha de Eternium. Y si bien es una película independiente dirigida por supuesto hacia los adolescentes, desde el inicio de la proyección, su comienzo deja entrever qué va a pasar más adelante.

“Black Adam” es pues básicamente un ser inexpugnable, cuyo surgimiento de un aislamiento de 5.000 años, hará entrever su carácter, contando además, con la intervención de emergencia por parte de la “Sociedad de la Justicia de América”, o JSA, que envía a cuatro glorificados para contener la situación en Kahndaq, el país ficticio casi egipcio donde se desarrolla la película: Hawkman (Aldis Hodge, brusco), Atom Smasher (Noah Centineo), Cyclone (Quintessa Swindell) y Doctor Fate (Pierce Brossnan).

Si “Black Adam” exhibe mucha más acción que la mayoría de los filmes de DC, aglutinando en su exposición una serie de escenarios que de una forma u otra evocan a mi entender, una secuencia al comienzo similar a “Tomb Raider” en la que Adrianna y tres compinches buscan una cueva. Igualmente existen otros guiños cinéfilos que no contaré y que de seguro usted descubrirá.

Con un aspecto completamente pesado, (alto, cuello grueso, “duro de tumbar”), Johnson no solo levita, sino que las balas rebotan en su cuerpo. El director de la película, el español Collet-Serra, se observa ha estudiado todo, basando su estilo visual en los trucos favoritos de películas más originales. Las razones serían múltiples. Una a mi entender y desde la cinefilia, no tomarse en serio las películas que se derivan de historietas y de dispositivos negligentes.

Llegados a este punto se hace necesario contextualizar algunos conceptos, como el de narrativa transmedia. De Prada (2020) afirma: “acuñado en 1991 por la académica Marsha Kinder de la Universidad del Sur de California, aunque popularizado por Henry Jenkins en su obra Convergence Culture: La cultura de la convergencia de los medios de comunicación.

Para Jenkins el transmedia es la suma de la estrategia de la industria y las tácticas de los usuarios o el resultado de la tensión entre el canon y el fandom. Son en resumen aquellas ficciones que trascienden su medio, por ejemplo, del cine al cómic o del cómic al cine, creando un corpus narrativo complementario y permeable. La narrativa transmedia se nutre de las creaciones de autores que trabajan en un medio determinado, llamado nave nodriza por Jenkins” (p17).

Para finalizar con “Black Adam”, una presentación debidamente excelsa, donde el imaginario del espectador saldrá gratamente complacido tras dos horas y algo más de proyección. La idea de un superhumano que lucha por su pueblo abrumado, asimismo es sólida y un reto atrayente para los superhéroes moderados.

Es posible que “Black Adam” no mejore su mundo, pero muestra el potencial para sacudir el Universo DC en formas que aún pueden tener éxito al unir compendios y corpus dispares.

Articulos relacionados

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimos articulos

  • https://radiohd.streaminghd.co:7757/stream